Hablemos de exfoliación: ¿Conoces la diferencia entre exfoliación quím – Panda Belleza Coreana

Hablemos de exfoliación: ¿Conoces la diferencia entre exfoliación química y mecánica?

Publicado por Panda Belleza Coreana en

Es muy probable que las amantes de la cosmética coreana, ya estén familiarizadas con el proceso de exfoliación, ya que en Corea a este paso se le da una importancia vital en la rutina de cuidado facial y corporal semanal y la cantidad de productos de exfoliación que sigue saliendo cada año al mercado con distintas fórmulas y métodos de uso sigue siendo sorprendente.

En este post queremos que nuestros lectores entiendan básicamente para qué sirve la exfoliación, cómo funciona y qué diferencias podemos encontrar entre dos métodos de exfoliación distintos: la exfoliación mecánica y la exfoliación química.

Nuestra intención es que más allá de la típica información que tenemos sobre cuántas veces debemos exfoliarnos a la semana y cómo debemos hacerlo, ustedes puedan tener una guía de conceptos básicos que les permita entender qué procesos ocurren en la piel cuando la exfolian, y de esa manera puedan ajustar sus rutinas de cuidado facial a sus propias necesidades, de la mano de la información necesaria para poder hacerlo.

Pues muy bien, antes de entrar en el tema que nos interesa, creemos importante que ustedes conozcan al menos lo básico sobre cómo está conformada nuestra piel:

La piel está conformada por 3 partes: la epidermis, la dermis y la hipodermis. La epidermis (que es la capa más superficial de la piel y que está en contacto con el exterior) se compone de células vivas y células muertas, y la función que más nos interesa resaltar aquí, es que la epidermis se encarga de actuar como una barrera protectora entre el mundo exterior y nuestro cuerpo. 

Para poder combatir con todos los agentes externos, la epidermis crea un proceso de renovación celular (puesto que las células de la piel tienen un ciclo de vida en donde las células de la piel se regeneran continuamente en la capa más profunda de la piel y viajan hacia la superficie para reemplazando células nuevas por células viejas).

 

La acumulación de células muertas cumple con varias funciones: actúa como barrera protectora de la piel para cuidarla de los rayos solares, el viento, el frío, sudor, cloro del agua, etc, pero al mismo tiempo mientras más gruesa sea esta capa, menos efecto tendrán las cremas o productos cosméticos que estemos usando en la piel para mejorar su apariencia y salud, debido a que difícilmente podrán ser absorbidos.  

 1 ¿Qué es la exfoliación?

La exfoliación entonces, apareció como un método que nos ayuda a remover las tres o cuatro primeras capas de células muertas de la capa córnea de la piel, y la capa cornea o el estrato corneo es la capa más superficial de la epidermis, “está formada por células escamosas muertas, planas y delgadas que se desprenden continuamente, siendo sustituidas por otras” (Atlas de dermatología, Anatomía de la piel).

Cuando exfoliamos la piel, nuestro cuerpo entiende que hubo una “lesión”, y activamos su capacidad de auto curación, provocando que se acelere el proceso de renovación celular, aumento de producción de colágeno y elastina (que son proteínas constructoras de tejido), e incluso las manchitas que podrían estar en las capas superficiales de la piel por razones comunes con el acné, podrían aclararse gracias a ese proceso de renovación celular. Como resultado inmediato, veremos una piel más suave y luminosa en pieles sanas.

Sin embargo, todos estos resultados sólo pueden ser garantía de una piel sana, no ocurrirá lo mismo para pieles cuyo manto ácido está estropeado y que deben ser tratadas primero por problemas como la rosácea, acné, psoriasis, y otras condiciones dermatológicas. ¡Someter la piel a un proceso de exfoliación cuando está enferma puede agravar mucho más la situación!

 2. ¿Qué beneficios podemos obtener de la exfoliación?

  • Una piel más suave y luminosa.
  • Mayor efectividad y penetración del uso de productos cosméticos.
  • Evita la formación de comedones: (básicamente podríamos definirlos como poros obstruidos que al final dan como resultado la aparición de puntos negrosespinillas)
  • Promueve y acelera la renovación celular de la epidermis.
  • Aumenta la producción de colágeno y elastina, proteínas fundamentales en la estructuración de los tejidos de la piel.
  • Mejora la apariencia de arrugas superficiales, líneas de expresión y manchas.

 3. ¿Qué diferencias hay entre la exfoliación mecánica y la exfoliación química?

 La exfoliación por acción física o mecánica: este proceso implica tallar físicamente la piel con un abrasivo. Los métodos más comunes son:

a) Usando exfoliantes de gránulos o partículas abrasivas como por ejemplo “scrubs”. Aunque este método es uno de los más populares, también puede ser uno de los que más daños puede ocasionar si no se hace correctamente. La razón de lo anterior radica en que estos gránulos pueden contener bordes filosos que provocan cortes invisibles en la piel, o si se frotan con mucha fuerza pueden dañar considerablemente los poros, haciendo que la piel quede extremadamente sensible para el siguiente plazo de la rutina de cuidado facial, que seguramente será el uso de un tónico, esencia, suero facial o crema hidratante, que son productos que al no estar exentos de químicos, pueden causar incluso una mayor irritación.

 b) El uso de cepillos faciales: la realización de la limpieza con el uso de cepillo facial, recientemente se ha popularizado, e incluso ya podemos encontrar en el mercado cepillos eléctricos con distintos cabezales para hacer que el proceso sea más uniforme, fácil y controlado. Uno de los beneficios de este método, es que además de hacer exfoliación, el cepillo de limpieza puede retirar el maquillaje mejor que la limpieza manual. Por tanto este método ofrece doble beneficio: exfoliación y limpieza.

 c) Dermaplaning o uso de cuchilla de afeitar: este método consiste en el afeitado de la piel con una cuchilla especial para afeitar, además de remover el vello facial indeseado, también obtendrás los beneficios de la exfoliación. Sin embargo, este método, como los anteriores puede ser contraproducente si se tiene una piel demasiado sensible, ya que puede ocasionar irritación. Además se debe tener cuidado de no lastimarse y cortarse accidentalmente. Para aquellas personas que temen aplicar este método por el falso mito de “que los pelos salen más gruesos y oscuros”, debemos aclarar que en este caso, el vello siempre mantiene su mismo grosor y color biológico, pero cuando lo cortamos con afeitadora lo hacemos por su parte media (que es la más gruesa) por lo tanto, cuando el vello crece lo primero que vemos es este corte uniforme del vello por la mitad, dando la apariencia de ser más grueso y oscuro.

 La exfoliación química: la hacemos a través de productos químicos que en su mayoría son asociados con ácidos, más sin embargo vale la pena aclarar que los ácidos no son los únicos productos con propiedades exfoliantes. Debido a que el listado de productos químicos exfoliantes es amplio, en este post nos referiremos a los más comunes: AHA’S (alpha hidroxy ácidos): ácido glicólico, ácido salicílico, láctico y mandélico y BHA’S (ácido salicílico)

Cada uno de estos ácidos tiene propiedades que lo hacen únicos, y que benefician a la piel de distintas maneras, además de funcionar como exfoliantes.

  • AHA’S (alpha hidroxy ácidos)

a) El ácido glicólico: procede de la caña de azúcar, la remolacha azucarera, la piña, el melón, y las uvas; y no sólo sirve para acelerar el ciclo de renovación celular de la piel (exfoliación) sino que también se le reconoce por su efectividad para el tratamiento de manchas y acné. Por otra parte, dada su composición, el ácido glicólico ayuda a retener humedad, por tanto es ideal para pieles secas o personas que les guste tener la piel prolongadamente humectada a pesar de que su piel no sea necesariamente seca. La desventaja que podemos encontrar en este ácido, es que es soluble en agua, por tanto no tiene la capacidad de penetrar efectivamente en los poros llenos de grasa, y disolver esa grasa endurecida que produce obstrucción de poros.

 b) Ácido láctico: Esta sustancia es producida en el organismo humano, o se extrae de productos lácteos como la leche, yogurt, quesos, etc, que se procesan en los laboratorios bajo condiciones de fermentación. El ácido láctico también ayuda a eliminar el estrato corneo de la piel, por lo que tras su aplicación verás materializados los mismos beneficios que coparten los AHA’s. Sin embargo, tiene más aplicaciones debido a sus propiedades bactericidas y despigmentantes. El ácido láctico también es soluble en agua, por lo tanto no es un producto adecuado si lo que te interesa es disolver comedones.

 c) Ácido mandélico: el ácido mandélico proviene de la hidrólisis del extracto de la almendra amarga, y hace 10 años aproximadamente agarró su fama como queratolítico suave. Dentro de la gama de ácidos incluidos en la familia de los AHA’s, el mandélico es el que tiene mayor densidad molecular, por tanto es mucho más lento para penetrar en la piel, previniendo una mayor irritación, por lo que suele ser mayormente recomendado en pieles sensibles, e incluso rosácea. Por otra parte, el ácido mandélico también es bactericida, inhibe el crecimiento de la melanina, y no es fotosensibilizante (Se lo puede utilizar incluso durante el verano, ya que no genera manchas por la posterior exposición solar. De todas maneras, se recomienda el uso de pantalla solar después de realizado el tratamiento). El ácido mandélico es soluble en agua y en alcoholes, por lo tanto, tampoco es un producto adecuado para disolver grasa endurecida dentro de los pros.

 

  • BHA (beta hidroxy ácidos)

 a) El ácido Salicílico: este ácido es cristalino, incoloro, y se obtiene de la corteza del árbol del sauce blanco. El ácido salicílico es el ingrediente clave usado en muchos productos de cosmética diseñados para tratar problemas como: obstrucción de poros, acné, psoriasis y callosidades. En el tratamiento del acné, el ácido salicílico ayuda a remover con mayor rapidez las células muertas, evitando que los poros se obstruyan. Al ser liposoluble, se mezcla con el material sebáceo estancado en los folículos, provocando la exfoliación del interior del poro y de la superficie de la dermis.

Adicionalmente, es bueno saber que el  ácido salicílico tiene un pka de 2.97 (es un ácido fuerte) y una densidad molecular más pesada, por lo que su penetración en la piel será progresiva.

 En resumen, podemos agrupar algunas diferencias generales entre los AHA’s y los BHA de esta manera:

AHA’S

BHA

Son solubles en agua

Son liposolubles

Son recomendables en pieles secas

Recomendables en pieles grasas

Causan fotosensibilidad (menos el ácido mandélico)

Generalmente no causan fotosensibilidad, aunque se recomienda el uso de crema solar para ambos casos

Tienen propiedades humectantes

No tiene propiedades humectantes.

Incrementa la producción de colágeno, y por tanto sirve para el engrosamiento de la piel.

Tiene más propiedades medicinales, y anti inflamatorias, lo que lo hace excelente para el tratamiento del acné

 

Esperamos que este post haya servido para aclarar dudas y entender conceptos básicos de la piel que a veces pasamos por desapercibidos. En nuestro siguiente post estaremos contándoles sobre cómo podemos usar todos estos ingredientes en nuestra piel y qué precauciones debemos seguir para mezclarlos con otros productos en nuestra rutina de cuidado facial.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


3 comentarios

  • Hola estimados muy bueno su blog; soy cosmetologa,tenia una duda respecto; al dermaplaning , pero fue resuelta, muchss gracias

    Maria espinosa en
  • Hola estimados muy bueno su blog; soy cosmetologa,tenia una duda respecto; al dermaplaning , pero fue resuelta, muchss gracias

    Maria espinosa en
  • Excelente la información! Gracias por compartirla y ser tan claros :D .

    Alexa en

Dejar un comentario